home Palabr-Arte Amigos con crítica incluída; por Paula Peña

Amigos con crítica incluída; por Paula Peña

Michael Craig_Martin, artista conceptual irlandés, que formó parte de los llamados Young British Artists, en conversación sostenida con la periodista Sara Thorton, señaló lo siguiente: “Los artistas necesitan amistades que vengan con crítica incluida como contexto para el desarrollo de su trabajo. Si observas la historia del arte todos los artistas del Renacimiento conocían a sus contemporáneos. Lo mismo con los impresionistas. Había un momento en sus vidas en que eran todos amigos o conocidos, los cubistas no eran sencillamente genios individuales. Sus obras más grandiosas surgieron de trabajar juntos”.

Cuando leí lo expresado por Craig-Martin, en el libro de Sara Thorton “Siete días en el mundo del Arte”, debo confesar que me llegó a lo más profundo.

De eso ha pasado ya un tiempo que puede parecer muy largo, pero en el que confieso que he estado pensando sobre el principio que evocan esas palabras, porque me di cuenta que desde mi adolescencia, cuando empezó mi interés por el arte y luego cuando me inicié en la fotografía, he vivido y comprobado la certeza de esas palabras.

Una persona cuando se inicia en el mundo del arte en cualquiera de sus manifestaciones, inicialmente no se hace consiente que en su proceso de aprendizaje, no sólo lo que aprenda de sus profesores o instructores, de los libros, de lo que investigue, serán las bases de su formación

En los salones de clases, nuestros maestros hacen que desnudemos nuestros proyectos artísticos, nos exponen ante nuestros compañeros de aprendizaje, donde algunos incluso pueden ya llevar tiempo recorriendo el camino de su formación.

Como primer paso antes de entrar a un salón de clases, sea cual sea ésta, debemos despojarnos del ego, lo dejamos afuera y si es posible lo mandamos de paseo a un viaje de no retorno, ya que en esas tertulias formativas presentamos nuestras obras, exponiendo de esta manera lo más íntimo de nosotros.

No es sólo el profesor el que nos va a guiar, nuestros compañeros pasan a formar parte de ese proceso también, son los auxiliares del primero, siempre claro está, teniendo presente el respeto por el otro. No se trata de criticar por criticar, de buscar lo negativo por simplemente buscarlo, eso forma también parte de dejar el ego atrás.

Al criticar la obra de un amigo, de un compañero de clases, debemos hacerlo con todo el respecto que la situación requiere, no se trata de hacerlo desde la envidia, del celo de por qué no se me ocurrió a mi y sí a él. Hay que aprender a manejar un equilibrio entre saber con seguridad de lo que somos capaces, de lo que hemos aprendido, de nuestros propósitos y fines con un determinado proyecto que decidimos llevar a cabo; pero también aceptar las críticas de nuestros pares a quien respetamos y sabemos que lo hacen con conocimiento, porque manejan el tema, porque tienen la experiencia.

Ahora bien, no por lo expresado anteriormente, tenemos que olvidar que también se nos presentarán situaciones de quienes criticaran desde la envidia y egoísmo, por lo que hay que saber diferenciar al que simplemente critica por criticar y/o sin base. Allí será cuando nos veremos en la necesidad de mantenernos firmes en lo que creemos y queremos llevar a cabo.

Afortunadamente, en mi proceso formativo he contado con la presencia de amigos artistas y fotógrafos que vienen con crítica incluida, de la sana, de la que quiere verme crecer, de la que cree en el crecimiento no sólo individual, sino también el acompañado, en el de él y el mío, en el de los dos y así vamos sumando, lo cual al fin y al cabo, deviene en el crecimiento de todos.

2 thoughts on “Amigos con crítica incluída; por Paula Peña

  1. Qué bonita reflexión. Bonita y oportuna. Ha sido lindo recorrer la revista página por página y entenderla, atajar su concepto. Larga vida.

Deja un comentario

error: Content is protected !!