home Omaira Aponte, Palabr-Arte Vilena Figueira, una mujer hecha de archivos; por Omaira Aponte

Vilena Figueira, una mujer hecha de archivos; por Omaira Aponte

Cuando hablamos de la organización del registro visual debemos mencionar a Vilena Figueira, una mujer creativa cuya pasión por el hecho fotográfico la desborda y quien bajo el nombre de Archivos de Fotografías ha desarrollado una ventana a este maravilloso arte. Es una persona consiente de las posibilidades que hay a nivel de publicaciones, permitiéndonos encontrar diversidad de temas sobre el registro, catalogación, organización, el rescate y la conservación, en fin, todo aquello que nos permita conocer la preservación de la memoria visual.

Vilena Figueira incursiona en el mundo de la imagen a los 14 años, su curiosidad la llevó hacer experimentos con lupas, binoculares y cámaras compactas, y luego gracias a un tío su entusiasmo por la fotografía aumentó, al regalarle, en su cumpleaños número 15, dos años de suscripciones a la revista de National Geographic, llegando a conocer de memoria las fotos, sus autores y saber en cuál revista se encontraba determinada imagen. Esta pasión se incrementó durante su etapa de bachillerato, leyendo los artículos publicados por María Teresa Boulton en El Nacional y la revista Encuadre. Tanta es su pasión por lo visual que estando en la universidad estudiando Derecho, se cambia a Comunicación Social después de ver la exposición “A Ras de tierra” de Luis Brito, en el Ateneo de Caracas.

Recién graduada en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) en 1996 de Comunicadora Social, ingresa como Especialista en Información en la Biblioteca Nacional de Venezuela, institución que cuenta con la colección analógica más grande de Latinoamérica, para luego pasar a ser Jefe de División coordinando en el 2000, tanto el inventario total, como el comité de avalúo de esta colección. Desde esta época, fue incluida en la Red de Apoyo sobre Conservación a nivel Latinoamericano, designación establecida en el libro Mitigando el desastre, editado por la UNESCO. Pero uno de los logros más significativos durante su gestión fue conseguir, junto a un equipo de tres personas, que dicha colección integre el Patrimonio de la Humanidad, al formar parte del Inventario Mundial establecido por el programa Memoria del Mundo de la UNESCO.

Su gestión estuvo marcada por una lucha constante por elevar el perfil de la institucionalidad cultural en nuestro país, donde la falta de continuidad de los proyectos, los constantes cambios de procesos internos, la falta de presupuestos acorde con las necesidades de cada área y la justa atención a las prioridades, hace que, hasta la labor del más proactivo gerente desfallezca. Sin embargo, esta mujer que como ella dice “está hecha de archivos”, no se amilanó ante la adversidad de la institución y siguió adelante con su creatividad y empeño, llegando a coordinar un proyecto de digitalización, cuyo producto fue un CD divulgado de forma gratuita por la Biblioteca Nacional de Venezuela y la UNESCO, sobre la colección de fotografías del siglo XIX más importante de Latinoamérica.

Después de 21 años de trabajo, sus últimos proyecto en la Biblioteca Nacional de Venezuela, fueron crear la primera sala de consulta de la Biblioteca Digital, donde las colecciones digitales pueden ser consultadas, el cual fue bautizado como la Sala Andrés Bello, y la coordinación del proyecto de digitalización y divulgación del material de Agustín Codazzi, liderado por la Embajada de Italia cuyo producto puede verse en el link www.codazzi.mitreum.net/es/creditos.php

Figueira, también ha incursionado en la docencia impartiendo diversos talleres en las áreas de archivos fotográficos, enfocados en rescate de álbumes familiares y preservación de la memoria visual, impartiendo este conocimiento por varias ciudades de latinoamérica. Sus estudios de postgrado en Tecnologías de la Información aplicadas a la Educación, le han permitió especializarse en las bases de datos y los bancos de imágenes, así como, incursionar en un emprendimiento educativo al realizar una alianza con ADDINT www.sumandointeligencias.com, portal que permite la formación en línea.

Con su amplia trayectoria como investigadora, curadora y especialista en archivos fotográficos ha logrado desarrollar también su propio trabajo artístico desde una propuesta fotográfica. En su proyecto ideó un personaje que ejerce la acción de custodia dentro de los archivos, bibliotecas y centros de documentación, para llamar la atención del espectador sobre la conservación del patrimonio. La Custodia, es el personaje de las fotografías auto dirigidas con las que Vilena Figueira, tras su obsesión por la conservación, reflexiona sobre las colecciones y su permanencia en el tiempo.

Como curadora ha presentado varias exposiciones, pero una de las más significativas a mi juicio ha sido “Contacto-Consecuencia”, una muestra que reveló los contactos de 22 reconocidos fotógrafos venezolanos, al recrear como parte de la museografía, el cuarto oscuro del laboratorio fotográfico, con una cierta evocación a manera de homenaje y reflexión de la fotografía analógica. Este proyecto espera convertirse en libro junto al fotógrafo Ricardo Jiménez, curador de la Galería Tresy3.

Hoy, Vilena Figueira ha cambiado de rumbo hacia Colombia por el tiempo que le lleven sus actuales propósitos, con la finalidad de aprovechar ciertas oportunidades que en el ámbito latinoamericano ofrece este país, sobre todo en materia editorial, para poder continuar con uno de sus más fervientes proyectos sobre la edición revisada de los libros de María Teresa Boulton y de esta forma, seguir revelando espacios para la fotografía latinoamericana.

 

Foto: (C) Ricardo Armas

error: Content is protected !!